¿Cómo aprendemos? Claves de la neurociencia para la educación

Opinión y Entrevistas - Claro - 11 nov 2019

En conjunto, ciencia y tecnología pueden darnos luces sobre la forma en que las personas aprenden. Sergio Mora, académico e investigador de neurociencia, explica los avances en estos conocimientos para generar un aprendizaje más efectivo.

En la neurociencia confluyen diferentes disciplinas como la química,  medicina y psicología. Los avances tecnológicos han permitido obtener cada vez mayor cantidad de información de nuestro sistema nervioso central. Uno de los procesos que ha sido estudiado es el aprendizaje, cuyos hallazgos se pueden aplicar en la enseñanza.

Sobre las claves para lograr un aprendizaje efectivo, el uso de la tecnología en el proceso y los avances en neurociencia, consultamos a Sergio Mora, académico de diferentes programas de magíster en neurociencias aplicadas a la educación y presidente del directorio de la Fundación CIEN.

¿Qué nos dice la neurociencia sobre la forma en que aprendemos?

Tiene que haber cuatro claves: motivación, atención, memoria y comunicación. Todo aprendizaje nace por un estímulo generado en el ambiente, lo que produce en el cerebro la necesidad de adaptarse a ese cambio. Primero, tiene que haber un ambiente donde haya estímulos, algo interesante que genere atención. Nosotros, le prestamos atención únicamente a las cosas que nos interesan, por lo que también tiene que estar presente un grado de motivación. Recién ahí, el cerebro empieza a procesar información, primero en la memoria de corta duración y después de larga duración, por lo tanto, el tercer punto fundamental es la memoria.

Finalmente, tenemos que aplicar. El proceso de aprendizaje se da cuando uno aplica la información que recibió como una herramienta para resolver problemas, por lo tanto, la cuarta clave del aprendizaje es la comunicación.

Sobre los estudios en neurociencia en el aprendizaje, ¿cómo se llevan a cabo y qué desarrollo ha tenido esta disciplina?

La mayor parte de los estudios en neurociencia con relación al aprendizaje se han realizado en animales y sirven para generar modelos sobre cuáles son las estructuras que se activan al aprender o cuáles son las mejores condiciones para hacerlo.

Los estudios, primero, mostraron cómo el ejercicio, el sueño y la nutrición son los factores más importantes para tener el cerebro sano. En seres humanos también se han hecho estudios a nivel experimental muy bien controlados, en el sentido de que se estudian poblaciones muy homogéneas, de gente sana, en un rango entre los 20 y 30 años. La mayoría de los estudios tienen que ver con resonancias magnéticas, porque lo que se está tratando de ver es qué está pasando dentro del cerebro cuando la persona está recibiendo información o cualquier tipo de estímulos y también cuáles son las estructuras del cerebro que se activan.

¿Qué debe considerarse para una mejor enseñanza desde la neurociencia?

No es posible aplicar lo que se obtiene de la neurociencia directamente a la educación, porque lo que se hace en el aula es muy distinto a las condiciones que se producen en laboratorio, pero hay que tomar en cuenta cuáles son las condiciones en las que el cerebro aprende mejor, yo creo que ese es el aporte más importante.  

En el ambiente, que es fundamental, se incluyen los estímulos, la disposición física del aula, todos los elementos que generen motivación. Eso depende del profesor. 

¿Puede el uso de la tecnología y dispositivos ser un aliado en el aprendizaje?

Es un asunto controversial, la tecnología constituye un apoyo fundamental para las tareas del ser humano y también puede tener un gran rol para facilitar el aprendizaje, pero siempre cuando sea una tecnología orientada justamente a eso, a despertar la atención o la motivación. El problema es que, aparentemente, no existe aun un software o programa que sea realmente útil para favorecer el aprendizaje.

Eso mismo está pasando en los colegios, donde no se sabe cómo aprovechar la interactividad que se puede tener con los celulares para mejorar el aprendizaje y utilizarlos como una herramienta didáctica. La metodología que se usa actualmente sigue siendo discursiva del profesor, que enseña sin recurrir al uso de la tecnología.

Yo soy un poco temeroso en cuanto a la utilización muy temprana de la tecnología, cuando niños muy pequeños se habitúan a los teléfonos celulares o tabletas, porque en sus primeros años el aprendizaje se desarrolla a partir del ejemplo y la interacción con sus pares. Otra situación que ocurre no solo en los niños es que el uso de dispositivos altera los ritmos de sueño y vigilia, que influyen en el proceso de aprendizaje. El cuerpo se engaña por el tipo de luz que usan los aparatos y celulares, retrasando la aparición del sueño.

¿Según la neurociencia, en qué se diferencia y asemeja el proceso de aprendizaje en niños y adultos?

El proceso es similar entre todos los organizamos vivos, ya que el aprendizaje está asociado a la supervivencia, porque para sobrevivir los organismos tienen que adaptarse al medio. La génesis del aprendizaje no es muy diferente en el niño y el adulto, la única diferencia está en las capacidades de aprendizaje, porque en niños y hasta la adolescencia superan a las del adulto.

Esto va unido a otra capacidad del cerebro que es la plasticidad, es decir a la capacidad que tiene el sistema nervioso de cambiar y esa plasticidad es mayor en los primeros tres años de vida, donde hay una explosión de conexiones neuronales que aumentan la plasticidad. La capacidad de aprendizaje en esa etapa es enorme. Después el otro periodo importantísimo es el inicio de la pubertad, porque aumenta nuevamente la plasticidad.

Compartir:

facebook twitter whatsapp
Noticias relevantes
Noticias

Smartphones y videojuegos, una alianza que no para de crecer

Noticias

Las expectativas para la realidad virtual en 2020

Noticias

Las innovaciones tecnológicas necesarias para enfrentar el cambio climático

  • facebook-logo
  • youtube-logo
  • instagram-logo